“Diseño de Experiencia en la era de la inteligencia artificial: ¿La salvación o la muerte del Diseñador?”

Adrian Solca
4 min readMar 21, 2023
Foto de Pavel Danilyuk: https://www.pexels.com/es-es/foto/hombre-taza-tecnologia-sujetando-8439093/

La inteligencia artificial (IA) está transformando el mundo a una velocidad impresionante, y el diseño de experiencia no es la excepción. Desde chatbots que interactúan con los usuarios en un sitio web hasta la creación de experiencias personalizadas para cada usuario, la IA está cambiando la forma en que diseñamos y entregamos soluciones.

Es difícil ignorar la cantidad de artículos que están apareciendo diariamente sobre la relación entre la IA y el diseño, y es fácil sentirse abrumado por la cantidad de información que hay disponible. Pero tal vez esto no debería sorprendernos, después de todo, cuando se trata de tecnología, siempre hay un elemento de emoción y misterio involucrado. Como profesionales del diseño, es nuestra responsabilidad no dejarnos llevar por el pánico y la emoción, sino mirar objetivamente cómo la IA está impactando nuestra disciplina.

Hace 15 años, cuando estaba comenzando en el diseño de experiencia, teníamos discusiones similares cuando salían nuevas herramientas para hacer mockups, flujos y pantallas. Ahora, tenemos herramientas increíblemente sofisticadas como Figma que nos permite crear layouts de manera automática, crear flujos interactivos, prototipos y mucho más. La IA está llevando esto un paso más allá al permitir que la máquina haga gran parte del trabajo de diseño, y nos libera tiempo para hacer investigación, pruebas y optimizar nuestra propuesta de valor.

Si la IA puede ayudarnos a crear flujos de trabajo más eficientes y reducir la cantidad de tiempo que dedicamos a las tareas más mundanas, ¿por qué deberíamos temer su impacto en nuestro trabajo? Algunos argumentan que la IA es una amenaza para el trabajo de los Diseñadores, ya que puede automatizar gran parte de lo que hacemos. Sin embargo, creo que la IA puede ser vista como una herramienta que nos ayudará a hacer nuestro trabajo de manera más efectiva, y nos permitirá concentrarnos en las tareas que son más importantes para nuestro trabajo.

Además, la IA tiene el potencial de liberarnos de la idea de que el número de pantallas que entregamos es la única métrica que parecemos saber vender como Diseñadores. Al ser ahora algo trivial, tal vez entonces ya podamos realmente vender lo que siempre debimos haber vendido: entender a los clientes, adaptar organizaciones y alinearlas a las necesidades de los humanos, no de las máquinas y de las métricas.

Sin embargo, también hay un riesgo de que algunos diseñadores vean en la IA una forma de simular la entrega de valor, sin sustancia ni fondo, creando una nueva crisis de valor. Como profesionales del diseño, debemos ser conscientes de estos riesgos y asegurarnos de que no nos dejemos engañar por charlatanes que ven en la IA no una herramienta, sino un sustituto.

Los Diseñadores reales, los que saben utilizar el pensamiento crítico como su principal habilidad profesional, verán la IA como lo que es: una herramienta que puede ayudarnos a hacer nuestro trabajo mejor. Será importante estar atentos a los cambios en nuestra disciplina y desarrollar habilidades que sean complementarias a la IA. Como Diseñadores, debemos ser capaces de entender cómo se están utilizando las herramientas de IA y cómo podemos incorporarlas de manera efectiva en nuestro trabajo.

Para concluir, el impacto de la inteligencia artificial en el Diseño de Experiencia es innegable. Como profesionales, debemos estar abiertos y dispuestos a aprender cómo usar esta herramienta para mejorar nuestro trabajo y liberarnos de tareas rutinarias. Sin embargo, también debemos ser críticos y estar alerta ante aquellos que ven en la inteligencia artificial una solución rápida y fácil, sin profundidad ni sustancia. Los Diseñadores verdaderos siempre encontrarán la manera de adaptarse y evolucionar con los avances tecnológicos, manteniendo siempre el enfoque en la comprensión de los problemas y necesidades humanas. La conversación sobre el impacto de la inteligencia artificial en el Diseño apenas está comenzando, pero si mantenemos una mente abierta y una actitud crítica, podremos navegar este nuevo paradigma tecnológico y seguir creando experiencias significativas y valiosas para los usuarios.

Al final del día, el verdadero valor del diseño no se encuentra en las herramientas o las métricas, sino en la experiencia humana que creamos y mejoramos. Ya sea un sitio web, una aplicación, un producto o un servicio, el objetivo final del diseño es hacer la vida de las personas mejor, más fácil, más placentera y más significativa. Y eso es algo que ningún algoritmo, por más avanzado que sea, puede replicar o reemplazar por completo. Como diseñadores, tenemos una oportunidad y responsabilidad únicas de moldear el futuro de la inteligencia artificial y el diseño, y asegurarnos de que sirva a la humanidad de la mejor manera posible.

--

--