Emprendedor: Estas son 8 cosas que estás haciendo mal (y que aún estás a tiempo de mejorar).

Imagen: rawpixel.com

1. Necesitas tener un plan estratégico para tu empresa.

Si has llegado hasta el punto de comenzar a contratar y escalar, seguramente tus inversionistas te han pedido planes y proyecciones. Esbozos estratégicos que demuestren que no solo te vas a acabar el dinero en blackjack y mujerzuelas. Sin embargo, la planeación y los emprendedores parecen ser alérgicos en la práctica.

2. Tú y tu equipo necesitan un plan de trabajo.

Crear una visión de quién eres y qué quieres lograr como empresa es el primer paso para generar un propósito. Pero ese propósito sin pasos claros para saber cómo cumplirlos no sirve de mucho. Es cómo decir que quieres bajar 10 kilos de aquí a diciembre, pero sin una lista de acciones concretas que deriven en ese resultado, el propósito no sirve para nada.

3. Capacitarte en manejo de equipos.

Felicidades en tener un equipo a cargo. Ahora es momento de capacitarte en hacer algo que hasta ahorita tu emprendimiento nunca ha necesitado de ti: desarrollar y manejar a un equipo de gente.

4. Define procesos y roles

Las empresas no son unidades de personas trabajando independientes unos de otros. Es tu deber establecer los procesos de cada uno de los involucrados en tu producto y crear en conjunto con ellos (ellos son más expertos que tú, por eso los contrataste) las actividades por las que son responsables.

5. Establece canales de comunicación entre el equipo

Solo existe una manera de trabajar en equipo: Hablando.

6. Se transparente.

“La transparencia fomenta la colaboración” leí hace poco. Esto hace referencia a que si tu equipo conoce los objetivos de la empresa, los problemas, las negociaciones, las cosas a las que hay que prestar atención, entonces ellos pueden hacer algo para sumar a esas problemáticas.

7. Crea una cultura que te distinga de los demás.

Cada uno de los puntos que he expresado hasta ahorita forma parte de los componentes de una cultura laboral. Las ideas que representa tu empresa, los roles, flujos, la manera de comunicación de los integrantes, la manera en la que se establecen objetivos, se da seguimiento y se colabora. Es en este momento en el que tienes que darte cuenta que tu cultura compite con otras culturas. Y que tu cultura tiene que ser atractiva para el tipo de perfil que quieres que trabaje contigo.

8. Tus empleados saben más que tu.

Puede que hayas llegado hasta este punto apantallando inversionistas, presentando ideas complejas a personas que tienen otros intereses o experiencia. No es fácil hablar de algoritmos de inteligencia artificial o del futuro de la tecnología aplicada a la ciencia médica con gente que ha dedicado toda su vida a otras industrias o que tiene que escuchar pitches de ventas de otras 120 ideas de industrias diferentes.

Conclusión

Ojalá estos consejos te sirvan, querido emprendedor, y veas en ellos más que un regaño o una lista de puntos, la oportunidad de entender que para que tu empresa crezca, tu también tienes que crecer. Las empresas líderes no se hicieron por accidente. El éxito viene de un propósito dedicado y absoluto a siempre apoyar y desarrollar el mejor talento que pasa por tu oficina, son ellos quienes llevarán tu producto al siguiente nivel, son sus éxitos lo que se convierte en el tuyo.

--

--

User Experience Architect / Curador @UXMexico /#UX / adriansolca.com

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store