La clave para cumplir con las expectativas de tus usuarios

Comencemos con algunos ejemplos:

Primer caso: Resulta que estás buscando comprar un coche. Escribes en Google el nombre del coche que tienes en mente, te aparece como primer resultado el sitio de la marca. Entras al sitio, que te lleva directamente a la ficha del coche que estás considerando y te ofrece la información que necesitas para avanzar en tu proceso de compra: precio, fichas, fotos, reseñas, contacto, etc. Tu expectativa fue cumplida y tuviste una “buena” experiencia.