¿Qué es un MVP? Explicado facilito.

En 2011 Eric Ries lanzó un libro llamado “The Lean Startup” en donde se mencionó por primera vez el concepto de “Producto Mínimo Viable”. Irónicamente, Eric hablaba de lo importante de mantener lo que es estrictamente necesario, pero 10 años después ese concepto se ha deformado en una decena de términos que han hecho más complejo que nunca entender exactamente qué es un MVP y para qué sirve. En este programa desmitificaremos todo lo que hay alrededor de ese concepto.

Contexto

Corría el año de 2010. Titanes como Uber, Airbnb y Tesla eran pequeños experimentos, lejos de ser empresas que valían Billions, Facebook, que tenía apenas unos años de existir, valía la módica cantidad de 23 Billions, lejos de los 520 Billions que vale hoy.

La escena de “Startups” en Silicon Valley apenas iba generando tracción tratando de seguir el paso de unicornios como Google y Adobe (?)

En este contexto aparece Eric Ries, con uno de los libros más influyentes de lo que va del siglo: The Lean Startup. En este libro, Eric expresaba algunas ideas que él como inversionista y asesor de riesgo comenzó a proponer gracias a su experiencia.

The Lean Startup es básicamente un manual para convertir ideas en realidad. Es un libro súper digerible con pasos concretos, conceptos sencillos bien explicados y que tiene la facultad de hacer sentir como experto en emprendimiento a cualquiera que lo lee.

El “Lean Startup Method” es básicamente un proceso de 3 pasos iterativos: Aprender, Construir y Medir. La clave de este proceso es pasar por él en el menor tiempo posible, por eso el nombre de “Lean” que básicamente implica “sin desperdicio” o “sin cosas innecesarias”.

Eric básicamente dice “No importa cuánto tiempo pases construyendo algo, la única manera que tienes de saber que funciona es probándolo” así que básicamente el objetivo es poner cosas en manos de la gente lo más rápido posible, pero haciéndolo con propósito, aprendiendo de cada cosa que construyes.

Lo bueno es que 10 años después podemos ver que empresas que han aplicado los principios, como Uber, que valía 60 Millones de Dólares en 2011 llegó a valer 70 Billions 10 años después. o Tesla que valía 1.7 Billions en 2010 ahora vale 700 Billion. Podemos asumir que el método es bueno.

Pero, si el método es tan bueno y tan fácil ¿Por qué no hay más empresas que hayan incrementado 1000 veces su valor en los últimos 10 años? Pues, ¿Recuerdan que les dije que el libro tenía la facultad de hacer sentir a cualquiera que lo lee como un experto?

Pues un efecto secundario fue que el mercado se inundó de pseudo expertos que tuvieron que hacer los conceptos mucho más complejos para que las empresas “serias” sintieran que estaban contratando a alguien que hablaba su lenguaje burocrático, entre ellos el concepto clave de MVP, y todo se fue al carajo. Pero eso lo vamos a resolver en los próximos minutos.

Definición

¿Qué es un MVP? De Lean Startup:

“Un componente clave de la metodología de Lean Startup es el ciclo iterativo de construir-medir-aprender. El primer paso es definir el problema que necesita ser resuelto y luego desarrollar un producto mínimo viable para comenzar el proceso de aprendizaje lo más rápido posible.”

“Una vez establecido un MVP, un startup puede comenzar a trabajar en afinar el motor. Esto involucra medir y aprender y debe definir métricas accionables que demuestren la causa y el efecto.”

El MVP es un artefacto para generar un aprendizaje derivado de una hipótesis de cómo resolver un problema en el mundo real. Es un instrumento que sirve de base para generar un proceso iterativo de mejoras, derivado de aprendizaje medible y tangible.

Básicamente: El MVP es algo que construyes que crees que puede resolver un problema, pensando en que vas a aprender de él para mejorarlo. Así que solo necesitas dos cosas:

1. Una idea del problema que quieres resolver

2. Métricas para saber si lo estás resolviendo y qué necesitas mejorar.

Pero, para muchos en la industria de tecnología, esa simple y clara definición así que nacieron términos como Minimum Valuable Experience MVE, Minimum Awesome Product MAP, Riskiest Assumption Test RAT. Incluso hay muchos artículos que flotan la idea de que MVP “ya pasó de moda”.

Todas estas son conceptos que he titulado CEAP o Conceptos Empresariales Apantalla Pendejos. Que han agregado una complejidad innecesaria a algo que lleva “LEAN” en el título, lo que implica justamente que no debe tener complejidad innecesaria.

¿Cómo se hace?

Con la definición establecida, necesitamos ponernos en contexto de un proyecto para explicar cómo aplicarlo.

Imagina que tienes una brillante idea. Imagina que quieres desarrollar sillas para montar hipopótamos. Según tú, los hipopótamos son un medio de transporte desaprovechado, así que quieres resolver el problema del transporte centrado en hipopótamos.

El primer paso es evaluar el concepto. Este paso requiere explorar la idea sin construir nada. Requiere generalmente hacer bocetos, hablar con gente y evaluar cómo distintos perfiles de personas reaccionan a la idea.

Durante esta fase haces algunos dibujos, preparas un “pitch elevador” y se lo muestras a distintas personas, usuarios potenciales, inversionistas, ingenieros, etc. A todos les encanta tu idea y recibes suficiente feedback para pulir tu concepto y pasar a la siguiente fase.

El siguiente paso es hacer distintos prototipos. Un prototipo es un artefacto diseñado para ser un experimento. Por definición lo debes poder construir fácil y rápidamente. Una regla del pulgar es que no te tiene que doler destruírlo o modificarlo. Además cada prototipo tiene un objetivo de experimentación claro.

Un prototipo de tu silla no es una silla completa. Es una parte del concepto de la silla. Por ejemplo, puedes hacer un modelo de hipopótamo para encontrar distintas maneras de anclarlo. Tal vez quieres probar la resistencia y el peso de distintos tipos de materiales. Tal vez quieres tomar muestras de las posaderas de mucha gente para encontrar el asiento más ergonómico.

De cada prototipo aprendes algo sin comprometerte de lleno en una idea. Y continúas prototipando hasta que tienes suficiente información para pasar a la siguiente fase.

El siguiente paso es construir un piloto. Un piloto o también conocido como “beta”, es básicamente un release “final” del objeto. Algo que alguien ya puede usar, que tiene todo el aprendizaje que generaste durante el paso anterior.

La característica de un piloto es que es en un ambiente controlado. En muchos productos la gente se tiene que ofrecer como voluntaria. Los voluntarios saben que las cosas pueden salir mal porque de hecho es la primera vez que lo pruebas en condiciones “reales” pero tu como dueño del producto observas milimétricamente cada detalle para ver cómo se desempeña.

Consigues a 5 personas que prueben tus sillas de montar con 5 hipopótamos. Tu beta está diseñado para que puedan montar durante 30 minutos en el recorrido de su casa a su oficina. Durante el beta observas todo, el desempeño de la silla, la comodidad de los pasajeros, el comportamiento del hipopótamo. Hablas con los usuarios y pides feedback.

Ahora si, ha llegado el momento. Después de todos estos ciclos de aprendizaje estás listo para poner a prueba tu propuesta de valor.

Todo lo que has construído y aprendido hasta ahora debe ayudarte a saber exactamente qué es lo que los usuarios potencialmente podrían valorar más de tu idea: el material, el ajuste, la posibilidad de poder montar un hipopótamo, -algo- va a ser la propuesta mínima de valor que vas a lanzar al mercado a un segmento potencialmente interesado con tu solución.

Jeff Gothelf, autor de Lean UX, en su libro de Sense and Respond habla de que este es el momento en el que inicias una “conversación” con tus clientes. Dónde el producto deja de ser solo lo que tu quieres y se vuelve un proceso de co-creación con la gente que lo usa. El comienzo de un ciclo de “percibir” y “responder”.

Ahora déjenme mostrarles este proceso con otro diagrama:

Si se dan cuenta, el proceso iterativo de Lean Startup también puede entrar dentro del proceso de Diseño.

  1. Creas un concepto, lo pruebas y aprendes.
  2. De ese aprendizaje generas múltiples prototipos, los pruebas y aprendes.
  3. Con ese aprendizaje generas varias pruebas Beta, de las que aprendes.
  4. Con todo lo que aprendiste en las Beta, estás listo para lanzar un producto con estrictamente lo mínimo necesario para ser viable, pero en condiciones reales que será la base para un proceso de adaptación y mejoras de la mano de tus early adopters.

Fácil ¿No? La razón por la que esto se ha vuelto inmamablemente complejo es porque “Viable” significa distintas cosas a distintas personas. A un financiero, “viable” significa que hace dinero, independientemente de si resuelve un problema. A un dev “viable” significa posible de construir, independiente a si hace dinero.

Pero esa ambigüedad es parte de la fórmula. Si parte de que la idea sea viable es que haga dinero, pues eso debes poderlo comprobar con tu MVP. Si no te importa que haga dinero y solo quieres ver si la gente lo usa, aunque sea gratis, pues eso es tú viable.

Qué es Mínimo y que es Viable es diferente para cada quién, es por eso que si googlean sobre MVP van a encontrar cientos de artículos asegurando que MVP está muerto, que es algo que hace tanto sentido como decir que la primera Ley De Newton está muerta. Que no lo entiendan no necesariamente implica que hay crear nuevos términos para explicarlo. La idea original es buena, si te tomas 5 minutos para pensar qué implica para ti.

Para qué sirve

Todas las ideas nacen con el 50% de probabilidades de fracaso. Son un volado, una tirada de suerte. O fracasan o funcionan. Ideas malas funcionan todo el tiempo por pura suerte, ideas buenas fracasan todo el tiempo.

Un MVP parte del hecho de que lo que estamos buscando es incrementar esas probabilidades de éxito o minimizar las probabilidades de fracaso, partiendo de que

Citando a mi querido Vicman: “No podemos saber lo que no hemos hecho”

No tenemos idea de si el mundo necesita sillas para montar hipopótamos. Innovar, por definición, es hacer cosas que no existen. Cuando Twitter nació el microblogging no existía, cuando Uber nació, pedir transporte con un botón o el concepto de ride-share no existía. Cuando Google nació, la gente usaba portales para navegar Internet.

Un MVP te permite arriesgar poco y aprender mucho. Te permite no solo saber que tu idea funciona, sino saber exactemente por qué. Te permite no solo innovar en el mercado, sino continuar innovando porque creces con la gente que te usa.

Si quieren saber la importancia de este concepto, piensen que el iPhone y Blackberry competían cuello con cuello en 2008, y aún así yo creo que muchos no se van a acordar de alguno de esos 2 nombres 10 años después.

Cierre

Vamos a dejarla ahí. Si aprendieron algo invítenme un café con la liga en la descripción, compartan este episodio a quien creen que puede servirle y déjenme un like y un comentario platicandome lo que aprendieron.

Háganme llegar sus dudas por acá, Twitter o Linkedin para contestarlas en las siguientes ediciones y no olviden revisar la descripción del video para notas y referencias.

Nos vemos el próximo miércoles y… Felices trazos.

Si quieres saber más de mí y de mi trabajo puedes

¡Felices trazos!

User Experience Architect / Curador @UXMexico /#UX / adriansolca.com

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store